Su guía de 10 pasos para redactar el currículum perfecto

No es ningún secreto que conseguir una entrevista de trabajo puede ser un reto, por no hablar de conseguir el propio puesto. Pero cuando sabes cómo elaborar el currículum perfecto, te das a ti mismo algo que otros candidatos simplemente no tienen: una oportunidad. Gracias a esta guía de 10 pasos, puedes estar bien encaminado para conseguir una entrevista con un currículum bien elaborado y diseñado específicamente para atraer la atención de tus entrevistadores.

Ayuda con el currículum - Su guía de 10 pasos para escribir el currículum perfecto

Obtenga su currículum gratis ahora

¿Sabe cómo redactar el currículum perfecto? Puede parecer una tarea abrumadora, pero en realidad no es tan difícil. Sigue leyendo nuestra guía de 10 pasos para escribir el currículum perfecto.

1.El formato adecuado marca la diferencia

Muchos no se dan cuenta de lo importante que es elegir el formato correcto para su currículum. Tradicionalmente, hay tres formatos distintos que deben utilizarse y que incluyen el formato cronológico inverso, que es el más familiar para la mayoría de los solicitantes porque enumera su experiencia más relevante en primer lugar, seguido por el formato combinado, que es excelente para los profesionales experimentados que quieren destacar las habilidades relevantes que pueden transferirse a una nueva carrera, y por último, el formato funcional, que se basa totalmente en las habilidades.

Ahora bien, es importante recordar que hay pros y contras para cada uno de estos formatos, por lo que querrás elegir el formato correcto que se adapte a tu experiencia, a tus habilidades y, sobre todo, a tus propósitos.

2. No olvide su información de contacto

Puede resultar sorprendente, pero demasiados solicitantes se olvidan de incluir su información personal y de contacto en su currículum, lo cual es un gran error. ¿Por qué? Porque los entrevistadores quieren saber más sobre ti, además de leer tu experiencia en un papel o en la pantalla. Por ejemplo, la información básica de contacto es imprescindible. A partir de ahí, deberías incluir un enlace a tu perfil de LinkedIn, para que tu potencial empleador pueda saber más sobre lo que puedes y has aportado.

Incluso puedes considerar la posibilidad de añadir enlaces a perfiles de redes sociales, a tu sitio web, a un blog o incluso a un portafolio personal, pero todo esto viene después de añadir lo básico, como tu nombre, cargo, dirección postal, número de teléfono y dirección de correo electrónico, y añadamos también tu perfil de LinkedIn. Todo ello es información relevante para un posible empleador.

3. El resumen lo dice todo

El resumen ejecutivo -también conocido como encabezamiento- es un componente importante de un currículum bien elaborado que no debe pasarse por alto. Y recuerda que, como tu probable empleador hojeará los currículos más rápido de lo que tú puedes pasar por el carrete de tu teléfono, tendrás que asegurarte de dar en el clavo.

No te limites a repasar tus tareas diarias: escribe frases claras, concisas y breves que enumeren tus logros, experiencia y habilidades una por una. Además, asegúrate de evitar el tiempo verbal en primera persona.

4. Mantener la relevancia

Muchos currículos no enumeran lo que llamaríamos experiencia laboral "relevante". En su lugar, los solicitantes enumeran todos los trabajos que han tenido, incluido el de la bolera cuando tenían 17 años. Recuerde que quien vaya a leer su currículum probablemente querrá leerlo en cuestión de minutos, o incluso menos. Esta es su oportunidad de demostrar a su empleador que tiene habilidades y experiencia relevantes que le interesan.

Ahora, cuando se trata de enumerar su experiencia relevante, así es como debe hacerlo:

  • Título del puesto
  • Ubicación
  • Línea de tiempo
  • Responsabilidades y deberes
  • Logros y reconocimientos
  • Palabras clave relevantes

Suena sencillo, ¿verdad? Además, asegúrate de recordar que cuando añadas varias experiencias laborales a tu currículum, lo hagas siguiendo el formato correcto elegido. Si eliges el formato cronológico inverso, debes asegurarte de poner primero el puesto más reciente.

5. La educación en pocas palabras

Lo creas o no, la educación es siempre una zona gris para muchos solicitantes de empleo. Sobre todo porque las formas en que debe mostrarse en el currículum son demasiado confusas. Aquí nos gustaría simplificarlo para ti y hacer que sea más fácil que nunca mostrar tu duro trabajo en el mundo académico de la manera correcta.

Así que, en primer lugar, debes colocar tu título más alto. Si has obtenido un máster, debe figurar en primer lugar. Todo lo demás debe seguir en orden cronológico inverso. Si has ido a la universidad, no debes incluir información sobre el instituto porque no es relevante. A partir de ahí, puedes añadir los cursos de especialización que hayas realizado, los reconocimientos y premios o los honores.

Ahora bien, ¿dónde colocas exactamente tu sección de educación? Eso depende de la experiencia que tengas. Si estás buscando un puesto de nivel inicial, está bien colocar la información sobre tu educación por encima de tu experiencia laboral. Si eres un profesional experimentado, colócala justo debajo de tu experiencia laboral.

6. Añadir las habilidades adecuadas

Hay una diferencia entre lo que llamaríamos habilidades duras y habilidades blandas. Las habilidades duras son capacidades específicas que sólo conocen unas pocas personas; por ejemplo, quizá seas un fotógrafo aficionado y te hayas convertido en un maestro de Adobe Photoshop. Esta podría ser una habilidad importante que podría separar tu solicitud de las demás, aunque no tenga nada que ver con la fotografía.

Las habilidades blandas, por otro lado, son habilidades que se aprenden simplemente a través de la experiencia. Por ejemplo, pueden incluir cosas como la capacidad de organización, el liderazgo, la adaptabilidad, la comunicación y mucho más. Pero cuando combinas tus habilidades duras y blandas, presentas un conjunto de habilidades único que interesará a los posibles empleadores.

Pero recuerde, asegúrese siempre de añadir las habilidades correctas, es decir, añada sólo las habilidades relevantes para el puesto que está solicitando. Por ejemplo, si solicitas ser contable, tus habilidades con el Photoshop no son relevantes.

7. Incluya algunas secciones adicionales importantes para su currículum

Los currículos que lo justifiquen siempre pueden beneficiarse de algunas secciones adicionales que pueden incluir cosas como tus aficiones, tus intereses, cualquier trabajo voluntario relevante que hayas realizado, certificaciones, premios y similares. Sin embargo, esto sólo debe hacerse cuando el currículum lo justifique.

Incluso puedes incluir información como publicaciones o proyectos en los que aparezca tu nombre, segundos idiomas, información sobre tu cartera y mucho más. Siempre que sea relevante para el puesto de trabajo al que te presentas, es válido.

8. No dejes de lado la carta de presentación

Al igual que el resumen ejecutivo, la carta de presentación es imprescindible. Y demasiados candidatos potenciales se pierden el trabajo de sus sueños porque son demasiado reacios a escribir una carta de presentación. Esta pieza de información fundamental puede considerarse como tu currículum 2.0. Te permite ampliar tu experiencia, destacar los logros más importantes de tu trayectoria profesional hasta la fecha, y te da la oportunidad de articular rápida y claramente por qué eres el candidato más cualificado para un puesto.

¿Y sabes qué? Puedes hacerlo todo con frases completas.

9. Revisar Revisar Revisar Revisar su currículum.

No hace falta decirlo, pero asegúrate siempre de corregir tu currículum antes de guardarlo y enviarlo. Y antes de hacerlo, haz que otra persona lo lea y lo corrija por ti. Comprueba dos veces la exactitud de tu información, utiliza el corrector ortográfico de Microsoft Word, usa un software de terceros como Grammarly o llévaselo a alguien de confianza.

No pierda la oportunidad de conseguir una entrevista por una coma mal puesta, un punto olvidado o una fecha incorrecta.

10. Tengan confianza.

El último paso de esta guía de 10 pasos es sencillo: ten confianza en ti mismo. Si has seguido todos y cada uno de los pasos anteriores al detalle, tu tarea final es seguir confiando en tus habilidades, en tu currículum y en ti mismo para conseguir el trabajo que siempre has querido.

Y confía en nosotros, la confianza puede llevarte a cualquier parte que quieras ir. Buena suerte.

Artículos relacionados

Etiquetas: